Mientras se dicta sentencia

En 1984, Alberto Fujimori era profesor y decano de la Facultad de Ciencias Naturales de la UNALM. Para llegar al rectorado era necesario tener un doctorado, cosa que Fujimori no tenía. Sin embargo, fue elegido ese mismo año. Durante los años 80, fue además Presidente de la Asambrea Nacional de Rectores.

Ayer, la Federación de Estudiantes de la UNALM envió por mail algunas citas del libro de Orlando Olcese, ex-rector de la misma.

11 de mayo de 1984
Ocurre la ilegal elección Alberto Fujimori Fujimori como rector.El nuevo rector tenía que tener el grado de Doctor, Fujimori no lo tenía.Salió elegido con 23 votos a favor contra 17.
Página 629.
En su discurso ante la Asamblea dijo:
“Nada más lejos de mi espíritu de obtener ventajas a través de distribución de favores o prebendas. Una conducta de tal naturaleza repugna mi conciencia, porque el efectuarla envilece la personalidad de quien distribuye favores y de quien en esascircunstancias los recibe”.
Como dice el adagio popular: “explicación no pedida, culpabilidad manifiesta”. Era la primera vez en la historia de la Institución que se efectuaba un acto eleccionario que no se ajustaba a las disposiciones de la Ley.
Página 631.
5 de mayo de 1992
Luego del autogolpe de la dictadura Fujimontesinista, el Dr. Flores Mere, renuncia al rectorado debido a presiones del gobierno de Fujimori. Este primero había postergado los fondos del Estado a la Universidad, luego estuvo por impedir la renovación de contratos de docentes con una Ley que iba a promulgar.Flores Mere 0había sido uno de sus más acérrimos opositores cuando Fujimori salió elegido Rector, este le estaba pasando la cuenta.
Página 674.
13 de octubre de 1992
Luego del autogolpe y las ya conocidas matanzas de Barios Altos y la Universidad La Cantuta, y otros actos como “la masacre de los penales”, el Consejo Universitario acordó otorgarle el grado de Doctor Honoris Causa al Dictador Alberto Fujimori a propuesta de la Escuela de Post Grado. El Estatuto de la Universidad establecía  claramente que este grado no podía concederse a profesores o ex profesores de la Institución. Por lo tanto, al haber sido Fujimori profesor de matemática, no era legal que se le otorgara desde la Agraria. Por otro lado el Estatuto mencionaba que el pedido debía salir de un Departamento Académico, de ahí subir al Consejo de Facultad para su respaldo y, finalmente subir al Consejo Universitario para su aprobación. Esto no había sucedido. El Consejo Universitario acordó otorgar el grado con 14 votos a favor y 3 en contra. No era usual que hubiera votos en contra en este tipo de decisiones. Eran autoridades en ese entonces el Dr. José Dance Caballero como Rector y Francisco Delgado de la Flor Badaracco, Vice – Rector Académico.
Página 680.
En ese entonces, Fujimori entregaría a la Universidad la administración del Instituto de Desarrollo agroindustrial, INDDA., como “agradecimiento”.
Página 689.
17 de mayo de 2001
Vencida la dictadura y con todos (ahora sí) maldiciendo a Fujimori, el Consejo Universitario, a solicitud de la Facultad de Agronomía, con 11 votos a favor y 2 abstenciones, decide retirarle el grado honorífico de Doctor Honoris Causa al ex Presidente de la República Alberto Fujimori. Era Rector en ese entonces el Dr. Francisco Delgado de la Flor Badaracco, y Vice – Rector Académico el Ing. Nava Cueto.

Además:

Una biografía política de Alberto Fujimori, por Paola Ugaz

Anuncios

Memorex

La memoria es frágil. Por eso, el ser humano ha inventado todo tipo de tecnologías para registrar su paso por el mundo, desde la escritura en pedazos de cerámica hasta el video de alta definición. De hecho, la historia humana está basada, en buena parte, en registros escritos y visuales. Gracias a los registros, los expertos son capaces de estudiar hechos ocurridos incluso hace 5000 años.

El problema se da cuando no existe la voluntad de recordar. Cuando un grupo de personas con suficiente poder se encargan de dificultar el registro de evidencias e historias, o la publicación de las mismas, estamos ante un fuerte problema social: el olvido. En el Perú, tras casi dos décadas de violencia política, aún vivimos en el olvido. Lo demostramos cuando permitimos el regreso de Alan García a la política peruana, por ejemplo, o cuando usamos argumentos como “pero ahora estamos mucho mejor que hace 25 años”. Solemos olvidar (o más bien ignorar) las atrocidades cometidas por el ejército en la lucha contra Sendero Luminoso o, peor aún, las justificamos diciendo que ellos pacificaron el país. Una cosa es la lucha justa y necesaria contra un enemigo fanático y otra, muy distinta, es coger algunos campesinos al azar y asesinarlos por considerarlos sospechosos.

Tenemos actualmente en Palacio a una persona responsable no solo del colapso económico de nuestro país, sino también de la muerte injustificada de miles, incluyendo la matanza de los penales. Si bien los muertos de dicha matanza eran reos acusados de terrorismo, además amotinados, nada justifica que, una vez rendidos, se les repasara a punta de ametralladora.

Cada vez que paso por Lurín veo las pintas de “Fujimori inocente: estamos esperando tu regreso” y me indigno cuando escucho a su sus seguidores hablar de “inocencia” o realizar maniobras políticas para su absolución en el futuro. No se es inocente cuando se da un Golpe de Estado, se lleva una política de acallamiento de la oposición y se pretende burlar la ley para tratar de perpetuarse en el poder. Es cuestión de sentido común.

Por ello creo no solo necesaria, sino urgente, la construcción de un museo permanente de la memoria. Un lugar donde cada peruano pueda reflexionar y comprender qué pasaron las víctimas de la violencia política. Por eso es indignante ver cómo el gobierno rechaza la oferta alemana de 2 millones de dólares con argumentos como que “el Perú no necesita museos mientras sea pobre y con carencias sociales” (Antero Flores Aráoz), pues, de alguna manera el mensaje oculto es “tenemos que mantener al Perú ignorante para seguir haciendo lo que nos de la gana).

De hecho, yo también me pregunto cómo dormirá Alan García por las noches… y Fujimori, y todos los que participaron en todos los actos de crueldad.

El regreso a la normalidad…

Sin duda, el retiro de Augusto Alvarez Rodrich de la dirección de Perú21 es una baja importante para el periodismo nacional. Sobre todo, porque no era justo. Desde hacía ya bastante tiempo, el diario tenía una línea crítica con el gobierno, aunque bastante lúcida. Me gustaba el diario, no solo por la columna de Rodrich, sino por sus columnistas y por el estilo sencillo y claro de sus artículos. Realmente sentía que era un diario que me decía la verdad sobre los diferentes ámbitos de la sociedad y una buena base para la crítica de las políticas que se pueden considerar erróneas o sencillamente corruptas, así como conocer los logros de peruanos que ayudan a tener fe en este país.

Leía esta mañana el post de Hans Ruhr acerca del tema. Creo que la primavera de la libertad de expresión que hemos vivido los últimos años está en peligro. Desde hace ya algún tiempo los conservadores que están en el poder vienen desacreditando a periodistas y medios de prensa por las críticas que han venido recibiendo de éstos. Rodrich era peligroso para la línea editorial  de El Comercio, el más conservador de los medios de prensa peruanos, y finalmente, por “discrepancias administrativas”, Perú21 se quedó sin cabeza.

El artículo de Luis Pasara, de quien me tomo prestado el título, da en el clavo al decir que lo normal en la prensa peruana son los partidismos. Cuando un medio de prensa no ha tomado partido por una u otra posición política, su línea editorial ha sido comprada, apropiada o desterrada. Creo que Luis Pasara lo explica muy bien en este párrafo:

La cancelación de la experiencia exitosa de Perú.21 corresponde a esa intolerancia de los que mandan, que se ha mostrado una y otra vez en la historia nacional para cercenar lo nuevo y lo distinto. Intolerancia con quien piensa de otra forma, con quien disiente de la verdad oficialmente proclamada, con aquél que se atreve a pensar que las cosas pueden ser encaminadas de una manera diferente a como son manejadas por los “de arriba”. Es cínico decir, a falta de otra excusa, que la decapitación de Perú.21 se ha hecho en búsqueda de pluralidad. La verdad es exactamente la contraria.

Sin medios independientes, sin periodistas que no dependan de la línea editorial de la empresa, les guete o no, ¿es posible la lucha por la libertad y la democracia? ¿No estamos repitiendo acaso los patrones de mano dura e intolerancia que siempre han caracterizado a nuestra política? Tal vez, como menciona Hans, los bloggers somos la última línea de defensa de la libertad de expresión. De hecho, los ex-columnistas de Perú21 han abierto uno, ojalá tengamos más de ellos durante bastante tiempo.

Más sobre el tema e:

http://www.peru21pe.com/

El caso Magaly… ¿un atropello a la libertad de expresión?

Acabo de ver en el noticiero lo de Magaly. Al comienzo no me pareció gran cosa, pero luego me puse a pensar en algunas cosas:

1- ¿Cinco meses de PRISIÓN EFECTIVA? ¿No era que menos de un año solo hay que firmar en el Poder Judicial? Además, ¿Por difamación? ¿Cuándo se ha visto prisión por difamación? ¿No basta con una reparación?

2- Hace solo semana y media todo el mundo hablaba del escándalo de los audios de Quimper y León. ¿Dónde está Rómulo León?

3- Magaly Medina jala prensa. Se va a hablar de ella todo el fin de semana. Todos sabemos lo fácil que olvidamos los peruanos.

4- Ella habla de cortina de humo, lo cual no me parece tan descabellado. Rómulo León sigue prófugo, hemos tenido que camiar de gabinete (bueno, a media caña, pero al menos tenemos nuevo Premier) y, aceptémoslo, el gobierno bien querría darse un descanso. ¿No les cae perfecta esta noticia? A mí me parece sospechoso.

Además, según sus declaraciones, los testigos que llevó para replicar la denuncia de Paolo Guerrero no fueron permitidos de declarar o no fueron tomados en cuenta. Un poco arbitrario, sobre todo cuando se supone que todo ciudadano tiene derecho a un juicio justo.

En fin, esto tiene para comentarse y recomentarse. En cierto modo, quien haya dado la orden está logrando lo que quiere: que se olvide lo demás y que se le dé mucha atención a un fenómeno mediático.

¿Ustedes qué opinan?

Actualización al 17/10

Anoche, Rosa María Palacios habló sobre el tema de Magaly Medina. Es interesante lo que dice en un momento de la entrevista, cuando Magaly menciona que la estaban utilizando como cortina de humo. Dice “Esto va a tener una atención mediática brutal y no vamos a poder discutir otros temas importantes”. De hecho, al inicio del programa, Rosa María menciona varios temas (referéndum del FONAVI, los planes anticorrupción de Yehude Simon, las obras sobrevaloradas de Castañeda y el tema de Romulo León, quien está aún prófugo) que no iba a poder tocar esa noche a causa de lo de Magaly y de los comentarios que tenía al respecto.

Por otro lado, nuevamente hay que decir que cinco meses es inaudito. Se sienta un precedente peligroso: las condenas por difamación no se pagan con prisión. Me encanta lo que dice al final del segundo video que muestro acá:

“Si Magaly va a prisión por decir que Paolo Guerrero se escapó de la concentración, ¿ustedes se imaginan lo que nos esperan a mí y a los demás periodistas?”

A mi parecer, esta es una chiquita a los periodistas. Como decir “cuidado con lo que dices, mira lo que le pasó a Magaly”.

Aquí el informe de Prensa Libre.

Justicia

Este país, este hermoso país
Bendito país
Sería algo muy lindo
Si no fuera por esa media docena de hijos de puta
A quienes elegimos en cada sufragio de cuando en cuando
Yo no creo que este país tan lindo, con gente tan linda
Merezca las autoridades que tiene.

Daniel F – El asesino de la ilusión

Es increible cómo un hecho tan simple como poder enterrar a un muerto puede significar la diferencia entre el sufrimiento y la paz. El tener el recuerdo de los seres queridos y la posibilidad de visitarlos a un lugar particular para recordarlos es una constante de la especie humana, es la base de las religiones y de todos nuestros cultos. Incluso cuando dichos seres queridos fueron asesinados. Especialmente cuando han sido asesinados.

Los deudos de la Cantuta tienen hoy un motivo más para celebrar la justicia. Primero, los Colina fueron capturados, luego cayó el régimen de Montesinos y finalmente Fujimori fue llevado a juicio. Han pasado 16 años y finalmente pueden llorar a sus muertos con la conciencia de que los autores de la masacre están hoy tras las rejas y que la justicia, aunque tarde, se ha ido instalando en los corazones de personas como Rosa, mare del niño de 9 años que murió acribillado en Barrios Altos.

A los deudos, a quienes aún tienen deudas pendientes que cobrar con los abusivos, a las madres de los desaparecidos y a los hijos que no volvieron a ver sus hogares, les dedico esta canción de Leusemia.

Carta a Alan García

Alan.

El espectáculo protocolar visto hace dos semanas nos ha dejado con emociones encontradas. Por un lado, hemos podido ver que la inversión y el interés por este país ha aumentado considerablemente desde el fiasco de tu gobierno pasado. Por otro lado, las calles cerradas, avenidas rotas, rutas de micros cambiadas y demás problemas que convirtieron a Lima en Bagdad, fueron una patada al ciudadano de a pie (y a carro), y testimonios no faltan.

Pero en fin, te lo aguantamos, porque bueno, una cumbre es importante y nos da la ilusión de que podemos ser un país confiable para las inversiones, con (al menos) las intenciones de llegar a acuerdos sobre temas de medioambiente y pobreza. Muy a pesar de que los organizadores, con el deudor Ricardo Vega Llona a la cabeza, y tu gobierno hayan intentado hacer lobby económico con la UE y tratado de forzar un TLC al margen de la CAN en detrimento de los temas centrales de la Cumbre: el medio ambiente y la pobreza. por mientras, el Pastoruri se derrite y Huancavelica sigue siendo el departamento más pobre.

Lo que nos ha puesto a todos en alarma es la descabellada idea de que como hemos organizado una cumbre, ahora podemos hacerlo todo, como por ejemplo, insistir en que “el Perú” sea sede de las olimpiadas, dos veces. Tengo varias razones por las que creo que el COI nunca nos va a dar una sede olímpica, entre ellas, que ninguna ciudad (ojo, ciudad, no país) de Sudamérica ha sido nunca sede de una olimpiada. ¿Crees que Lima, que no tiene ni siquiera un sistema de transportes organizado, puede ser sede de una olimpiada? ¿A quién trata de engañar?

Lo que más pena me da es que el discurso va acompañado de la retórica del Perro del Hortelano. En tu mente existen dos tipos de persona: las que te siguen la cuerda y las que no. Los segundos son terroristas o imbéciles que le hacen caso a los terroristas. Es una pena, porque con esa actitud no se va a resolver nada. Es una pena que le demos todo a los extranjeros, pero le tiremos perro muerto a los asuntos internos. Es más, de pronto enterarnos que “la pobreza bajó 5%” es una patada a la misma, sobre todo cuando nos presentan el problema como una mera gráfica que sube y baja. Es decir, ¿una persona que pasó de ganar 7 soles diarios a ganar 12 está mejor? En la gráfica lo está, pero ni las gráficas, ni los “Grandes Números”, son la realidad.

Ahora, piensas que, a pesar de todo, te vana recordar como “El presidente de las cumbres” o “El que sacó al Perú de la Pobreza”. Lo siento Alan, pero creo que sufres de delirios de grandeza. Tú querrías ser Luis XIV y decir “El Estado soy Yo”; te encantaría que todos te amaran y te adoraran; te encantaría ser el mesías del Perú. Y lo peor es que te esfuerzas y das declaraciones, escribes artículos (o mejor dicho, te escriben artículos que tú firmas), sales en la tele con tu casco de minero, sonríes, prometes, hablas, hasta intentaste robarte los aplausos en la cumbre. Alan, eres un excelente candidato, pero solo eso. Recuerda que no votamos por ti en primer lugar: votamos en contra de Humala.

No, a ti te van a recordar, pero por:

– El 2,178.00 % de hiperinflación.

– Los pilares horrorosos del Tren Eléctrico que nunca existió.

– La estatización de la banca.

– La matanza del Frontón.

– Tener la conchudez de presentarte en las elecciones del 2001 y 2006, siendo, para colmo, el mal menor en la última.

– De tu intento por instituir la Pena de Muerte

– Los casos de Tula Benítez y la defensa de Alva Castro.

– La trilogía del Perro del Hortelano.

– El Papelón Olímpico.

Nadie se va a acordar de “los logros económicos” de tu gobierno, porque, para empezar, no son tuyos, sino de tus antecesores, quienes te la dejaron “en bandeja”.

Alan, quiero dedicarte una canción con la cual seguro te vas a sentir identificado.

You can’t always get what you want, de los Rolling Stones.

 

PD: A quienes lean esto, si hay algún link que quieran agregar a esta carta, por favor dejarlo en los comentarios.
PPD: La carta es abierta, son libres de divulgarla, con el crédito pe.

¿Quién es Jesús Sosa?

Quienes leyeron “Muerte en el Pentagonito” de Ricardo Uceda, deben saber bastante bien a quién me refiero y cual fue su papel en los Grupos de Operaciones Especiales Escorpio y Colina. Hasta esta mañana era el único de los Colina que se mantenía en la clandestinidad. Sin embargo, ahora podemos afirmar que todo el grupo que mató a los alumnos de La Cantuta se encuentra en manos de la ley: esta mañana atraparon a Jesús Sosa en Barranco.

Para entender mejor la importancia de esta captura, empecemos por decir que este personaje es uno de los oficiales con más experiencia en lucha contra el terrorismo. Según lo que recuerdo haber leído en el libro de Uceda (por favor, si algún dato está erróneo o se pueden agregar detalles, son libres de comentar), fue asignado como espía en Ayacucho en 1983, pero sus primeras misiones fueron fallidas por no lograr mimetizarse con la población. Poco tiempo después, en 1984, creo, fue asignado al fuerte conocido como “La isla de la Fantasía”, lugar conocido por las torturas y las muertes de presuntos senderistas. En ese momento, Jesús Sosa se ganaría la fama tanto de torturador, como de enterrador y cremador de cadáveres.

Años después, junto con Santiago Martin Rivas, conformaría el Grupo Escorpio y luego, ya con Fujimori al poder, el Grupo Colina. De hecho, si no me equivoco, él fue el encargado de enterrar los cuerpos tanto de los de Barrios Altos como de La Cantuta, aunque, según Uceda, tuvo una rencilla con Martin Rivas en el caso La Cantuta, porque la órden era capturar, pero Martin Rivas insistía en matar. Saldría libre gracias a la amnistía de Fujimori y pasaría tan efectivamente a la clandestinidad que recién más de 10 años después ha sido capturado.

Esta es tan solo una muy pequeña reseña, recontra resumida, de la identidad de Sosa. Sin duda, se trata de un eslabón importante en los címenes de lesa humanidad que se le imputan a Fujimori y a Montesinos. Se trata de un agente con muchos años de servicio y experiencia y que, seguramente, sabe bastante.

Al respecto de la guerra de baja intensidad, me robo un párrafo del Tercer Piso:

En el Perú, tuvimos una versión propia de esta doctrina. Para Jara, la aplicación de la doctrina fue una respuesta a la insanía de Sendero Luminoso: Sendero hacía un atentado o mataba a alguien, el Ejercito tenía que responder con una acción similar. Ese es el famoso Ojo por Ojo que titula su libro. Lo curioso es que esta doctrina no fue necesaria para la derrota de la subversión, tal como los fujimoristas aún se empeñan en difundir.

Más sobre el tema:

El Fondo del Vaso – Capturaron a Jesús Sosa, ultimo miembro del Grupo Colina en la clandestinidad

Desde el Tercer Piso – La carne y el hueso

Utero de Marita – Las declaraciones sospechosas de Sosa y Cayó Sosa