Los derechos humanos

Me encontré en Alt1040 un video bien interesante que quiero rebotar.

Un poco de Historia: Luego de la Segunda Guerra Mundial, tal vez el periodo de guerra que más víctimas cobró en tan poco tiempo (se estiman unas 61.8 Millones de personas en 6 años de lucha), la recién creada ONU tenia como misión servir de mediadora en las relaciones entre los países. Se creó, entre otras, una comisión de Derechos Humanos que se encargara de hacer una síntesis de los derechos fundamentales de la humanidad.

En 1789, con la Revolución Francesa, ya se había redactado un primer ensayo de dichos derechos. Basados en las ideas ilustradas del siglo XVIII, esta declaración de derechos buscaba abolir los “derechos divinos” y “de sangre” de la nobleza francesa. Desde entonces gran cantidad de personas ha luchado por preservar y hacer cumplir estos derechos e incluso expandirlos. Así, por ejemplo, se determinó el sufragio universal para evitar que solo los poseedores de tierras pudieran votar, el voto de las mujeres, la abolición de la esclavitud, las leyes que protegen al niño, etc.

Sin embargo estos derechos siguen siendo pasados por alto todo el tiempo. Hitler, por ejemplo, creía que sólo los fuertes debían sobrevivir y que lo “humanitario” eran estupideces religiosas. Si nos fijamos en los acontecimientos de los últimos sesenta años, podremos notar que la situación en Derechos Humanos no ha mejorado. A pesar de los esfuerzos de la ONU aún no se han erradicado los bombardeos a civiles, las violaciones a mujeres, la extrema pobreza, la tortura, las desapariciones forzosas, y todas las desgracias que traen tanto el enorme negocio que significa la guerra como la voluntad de unos pocos.

Latinoamérica no se ha mantenido alejada de esta realidad. De hecho, los últimos 60 años en América Latina han sido los peores en materia de Derechos Humanos. Gobiernos dictatoriales, alternados con gobiernos civiles populistas, crisis económicas, guerras internas (y externas) se han sucedido y han ocurrido en casi todos los países del continente. Solo en Perú hemos tenido, tras el gobierno de Velasco, un periodo de 12 años de extrema violencia, más 8 de una dictadura militar con rostro civil.

Los últimos años, digamos que a partir de 1997, han sido de mejora econónica, pero ¿a qué precio? Los eslóganes gritan que El Perú Avanza, pero las protestas siguen siendo reprimidas de manera brutal, se pretende amnistiar a los militares involucrados en crímenes de lesa humanidad y la libertad de prensa no es respetada, salvo que se hable bien del gobierno. Puedo decir, pues, que nos falta mucho para siquiera empezar a entender de qué hablamos cuando tocamos el tema de los derechos humanos.

La versión en español de la declaración la pueden ver aquí

Anuncios

El regreso a la normalidad…

Sin duda, el retiro de Augusto Alvarez Rodrich de la dirección de Perú21 es una baja importante para el periodismo nacional. Sobre todo, porque no era justo. Desde hacía ya bastante tiempo, el diario tenía una línea crítica con el gobierno, aunque bastante lúcida. Me gustaba el diario, no solo por la columna de Rodrich, sino por sus columnistas y por el estilo sencillo y claro de sus artículos. Realmente sentía que era un diario que me decía la verdad sobre los diferentes ámbitos de la sociedad y una buena base para la crítica de las políticas que se pueden considerar erróneas o sencillamente corruptas, así como conocer los logros de peruanos que ayudan a tener fe en este país.

Leía esta mañana el post de Hans Ruhr acerca del tema. Creo que la primavera de la libertad de expresión que hemos vivido los últimos años está en peligro. Desde hace ya algún tiempo los conservadores que están en el poder vienen desacreditando a periodistas y medios de prensa por las críticas que han venido recibiendo de éstos. Rodrich era peligroso para la línea editorial  de El Comercio, el más conservador de los medios de prensa peruanos, y finalmente, por “discrepancias administrativas”, Perú21 se quedó sin cabeza.

El artículo de Luis Pasara, de quien me tomo prestado el título, da en el clavo al decir que lo normal en la prensa peruana son los partidismos. Cuando un medio de prensa no ha tomado partido por una u otra posición política, su línea editorial ha sido comprada, apropiada o desterrada. Creo que Luis Pasara lo explica muy bien en este párrafo:

La cancelación de la experiencia exitosa de Perú.21 corresponde a esa intolerancia de los que mandan, que se ha mostrado una y otra vez en la historia nacional para cercenar lo nuevo y lo distinto. Intolerancia con quien piensa de otra forma, con quien disiente de la verdad oficialmente proclamada, con aquél que se atreve a pensar que las cosas pueden ser encaminadas de una manera diferente a como son manejadas por los “de arriba”. Es cínico decir, a falta de otra excusa, que la decapitación de Perú.21 se ha hecho en búsqueda de pluralidad. La verdad es exactamente la contraria.

Sin medios independientes, sin periodistas que no dependan de la línea editorial de la empresa, les guete o no, ¿es posible la lucha por la libertad y la democracia? ¿No estamos repitiendo acaso los patrones de mano dura e intolerancia que siempre han caracterizado a nuestra política? Tal vez, como menciona Hans, los bloggers somos la última línea de defensa de la libertad de expresión. De hecho, los ex-columnistas de Perú21 han abierto uno, ojalá tengamos más de ellos durante bastante tiempo.

Más sobre el tema e:

http://www.peru21pe.com/

Hello Mr President

Barack Hussein Obama. Negro, con middle name “peligroso” y sobre todo con un carisma que finalmente le permitió lograr su objetivo: el cambio. Hace solo 60 años existían asientos especiales para negros en los buses, ni pensar en acceso a la salud, a la educación o a vivir dignamente. Tiempos pasados. Hoy, los afroamericanos ven a uno de los suyos en la punta del poder político.

Escuché hace no mucho que Obama tenía el discurso de Martin Luther King y el carisma de John F. Kennedy. Leí también una frase de Dante, creo, que decía que los mejores lugares del infierno están reservados para los que se mantienen neutrales en épocas de crisis. La coyuntura tanto de EE.UU como del mundo necesitaban un cambio. La guerra de Irak, comparada tanto a la de Vietnam, la falta de preocupación política de la juventud estadounidense y la pésima política de George Bush, que fue factor de la crisis económica, han desencadenado de alguna manera en los eventos de ayer. La participación de ayer fue masiva. Miles de jóvenes, sobre todo, iban a los centros de votación con la esperanza de un cambio, sintiendo el futuro en sus manos. Para elos es esta elección.

Hoy el mundo se ve un poco mejor. Hoy los chanchos vuelan. Hoy, por primera vez en la historia, la casa blanca le pertenece a un negro. Hoy comienza el cambio.

Otros también hablan de la victoria de Obama

Viaje a la guerra – Barak Obama y la posibilidad de cambiar el mundo

Alt 1040 – La victoria histórica de Barack Obama

Blog de Cayo – TRIUNFO HISTÓRICO

Menoscanas – Barack Obama: Presidente de los EEUU

Pepitas – Obama cambia el color de la Historia…

Utero de Marita – GANÓ OBAMA

Kinua – Barack Obama en Second Life – ¡fiesta!

El Morsa – Barack Obama, presidente

Ah, por cierto, Bush ni siquiera pintó en las elecciones de ayer. ¿Se habrá ido con el rabo entre las patas?


La constitución

El tema de la constitución política nunca acaba. Ayer durante el pleno del congreso, la bancada nacionalista se presentó con carteles que decían “Constitución del 79” para reclamar al gobierno que cumpla su promesa de restituir una constitución redactada hace 30 años, en un Perú totalmente distinto al que vivimos hoy. Un Perú que no había pasado aún por el Terrorismo (con mayúscula, para resaltar la herida que causó), ni por Alan García. Como podremos imaginar, se armó un chongazo. La nota la pone Perú 21.

No soy experto en temas constitucionales. Para eso, siempre podemos leer a Godoy. Sin embargo, hablando íntegramente desde mi humilde ignorancia, creo que deberíamos tener una sola constitución que se vaya actualizando de cuando en cuando, como la de EE.UU., es decir, fijar de una vez las reglas de juego. No podemos cambiar constantemente la base de nuestra democracia porque al gobernante de turno le dio una rabieta. Eso no permite crecer, ni desarrollarse.

Solo en el siglo XX, hemos tenido cuatro constituciones. Eso es, una constitución cada 25 años en promedio. Recordemos, además, que el siglo pasado hemos tenido gobiernos que se alternaban entra la dictadura y la democracia a un ritmo de casi, uno democrático, un dictador. Hemos tenido 7 dictadores durante el siglo XX: Augusto Leguía, Oscar Benavides, Manuel Sanchez Cerro, Manuel Odría, Juan Velasco y Alberto Fujimori; realmente, una cosa macondiana. La mayoría ejerció doble mandato (incluso tenemos a uno tan conchudo que se mandó por un tercero), sea por vías democráticas truculentas o por un sencillo Golpe de Estado.

A lo que me refiero es que en el Perú no se gobierna: se manda. A nadie le interesa siquiera escuchar lo que el otro tiene que decir por cuestiones ideológicas de lo más estúpidas. El mal del Perú es que nos decimos una democracia, pero a la hora de organizarse para lograr objetivos, nuestros políticos buscan la mejor manera de imponer su forma de pensar, no importa a quién atropellan. No importa incluso si se trata de la Carta Magna. Así son los políticos en este país.

Cuando se pasa del dicho al hecho (o sobre la perversión del término “terrorista”)

Los peruanos vivimos aún asustados por el fantasma del terrorismo. A fin de cuentas, la cantidad de muertos, desaparecidos, torturados, amenazados y demás etcéteras son cifras que todavía nos duelen y, de hecho, falta suturar bastante para cerrar una herida que sangra de vez en cuando, cuando las cosas se ponen difíciles.

Como hemos visto en un post anterior, el gobierno tiene una actitud abiertamente intolerante ante las críticas y se ha dedicado a lanzar todo tipo de epítetos, siendo los más conocidos “caviar“, “perro del hortelano” y “mentalidad de bodeguero“, sobre todo cuando, con toda razón, se cuestionan obras y gestiones desastrozas. Y claro, hay quienes la sufren más que otros. Aquellos que no tienen un espacio donde expresarse o un canal de comunicación con el gobierno recurren a medidas de fuerza para llamar la atención del público. Para ellos, el gobierno tiene un nombre especial “terroristas“.

Criminalizar la protesta social es una de las estrategias que está usando el Estado para poner a la opinión pública en contra de las protestas. Se habla de que el Perú crece (lo cual, a decir verdad, es cierto) y que quienes protestan “se oponen al progreso y son azuzados por infiltrados terroristas y chavistas” y buscan “desestabilizar al gobierno”. Al hablar de terrorismo, se aterroriza (ojo con el detalle) a la población. El término terrorista es usado entonces para meter al mismo saco a quienes protestan tanto legítima como ilegítimamente. Pero lo que no necesariamente nos ponemos a pensar es que al aterrorizar a la población se está cometiendo un acto terrorista. No sé si me captan.

Así, al poner el nombre, se puede pasar a las acciones. ¿Se acuerdan de Majaz? Bueno, resulta que se ha acusado de terrorismo a 35 personas que apoyaron la consulta popular. Fue solo una consulta, pero de ser sentenciadas, esas personas podrían terminar en cana por pensar distinto y cometer un acto de civismo. Imaginen lo que pasaría si a alguien se le ocurre ir un poco más allá.

Ahora bien, el problema no está en la lucha contra el terrorismo. La subversión armada (aka terrorismo) es un delito y ya de eso tuvimos suficiente en los 80’s . Uso el término “subversión” porque est distinto a “terrorismo”. El detalle es que ambos bandos usaron terrorismo en la guerra interna. En ese sentido, podemos asegurar que los gobiernos de Alan García y Fujimori fueron terroristas. Porque seamos sinceros. Una cosa es matar a una persona armada que viene contra ti y otra muy diferente es meterse a un penal a sofocar un motín, lograr sofocarlo y luego asesinar a sangre fría a los vencidos una vez que han entregado armas y se han rendido. Una cosa es hacer trabajo de inteligencia y atrapar para someter a juicio a los dirigentes subversivos (crédito de la DINCOTE) y otra muy distinta es un trabajo de inteligencia para asesinar y desaparecer a personas presuntamente subversivas, sin respetar su presunción de inocencia y su derecho a juicio.

Del dicho al hecho, canta el refrán, hay poco trecho. Hay que estar vigilantes ante las reacciones de nuestros gobernantes en contra de quienes cometen el “delito” de la crítica.

Más sobre el tema:

Godoy: Llameme parásito si quiere
ocraM: No toleremos la intolerancia
Kolumna Okupa: Melissa Patiño libertad ya

El Blog del Morsa: Cuando Hulk dialoga
Menos Canas: Ciudadanía Crítica
Real Politik: La intolerancia del pensamiento único
La Palabra Ingenua: Los siete de Tumbes

Godoy, no me pegues por robarme la lista de links de tu post sobre la intolerancia.

Los nuevos “pecados sociales”

sins1.jpgMe ha causado curiosidad la noticia de que la Iglesia ha promulgado la lista de los “pecados sociales”, que se complementan con los ya clásicos Pecados Capitales.

La nota viene del Clarín.com:

Lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia son los históricos siete pecados capitales, mencionados en las primeras enseñanzas Cristianas católicas. Ahora, el Vaticano, a través de una de sus autoridades, habla de una nueva lista, que se agrega a la clásica, los “pecados sociales”: la manipulación genética, el daño ambiental, la acumulación excesiva de riquezas, el narcotráfico y hasta el consumo de drogas.

Así pues, la lista de los pecados es la siguiente:

1. Las violaciones bioéticas, como la anticoncepción.
2. Los experimentos moralmente dudosos, como la investigación en células madre.
3. La drogadicción.
4. Contaminar el medio ambiente.
5. Contribuir a ampliar la brecha entre los ricos y los pobres.
6. La riqueza excesiva.
7. Generar pobreza.

Digamos que se trata de una lista que se amolda a la realidad actual, sobre todo de aquellas cosas que preocupan a la Iglesia. Me parece interesante la iniciativa de determinar que la riqueza excesiva (que trae consigo la brecha entre ricos y pobres) sea un pecado, porque realmente lo es. ¿Para qué necesita uno cientos de millones, montones de carros, muchas casas, etc…?

Sin embargo, no estoy totalmente de acuerdo en los tres primeros.

1- La bioética: es muy relativa. Sobre todo con el tema de la anticoncepción. No es consecuente con la realidad. En primer lugar, vivimos en un mundo ya sobrepoblado, lo que es pecado es prohibir aquello que permite que el mundo no se siga llenando de personas. Además, entra en contradicción con el último punto de la lista, ya que las familias con más hijos suelen ser las más pobres.

2- Los experimentos moralmente dudosos: También es relativo. ¿Quién dice qué experimento es bueno y cuál es malo? La investigación sobre las células madre, por ejemplo, pueden ayudar a curar enfermedades genéticas muy graves. En todo caso, debe existir un límite en el uso de dichas técnicas.

3- Las drogas: ¿Y qué hay de las drogas legales como el tabaco y el alcohol? ¿Esas no generan adicción y muerte? ¿Y el uso de pastillas y pildoras que cualquier persona puede conseguir sin prescripción médica? Hay drogas que deberían legalizarse, como el cannabis. La drogadicción no es algo que uno decide. Es un problema real que debe controlarse, pero considerarla pecado me parece una exageración.

La nota graciosa: El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, leyó la lista de los nuevos pecados capitales. “Todos los capitalistas son unos pecadores”, dijo.

¿El plan de Chávez para dominar Sudamérica?

Me he tomado la libertad de robarme esta imagen de Océano de Mercurio porque creo que ilustra perfectamente la idea que ya muchos compartimos sobre Hugo Chávez.

Según tengo entendido, Hugo Chávez siempre ha tenido la idea de “unificar sudamérica en un proyecto bolivariano” o algo así. Y me parece que está llevando a cabo sus planes desde hace tiempo. Ya tiene influencia en la región, tanto a través de dos presidentes afines a su política (casi tuvimos a uno acá en Perú), como de las Casas del ALBA. Chávez es conocido por sus largos discursos en los que despotrica del “imperialismo yanqui” y ya en una ocasión ha dado apoyo verbal a las FARC, pretendiendo darles “estatus de beligerantes“. Si mal no recuerdo, incluso creo que dijo que se trataba de “guerrilleros que luchan por revolución”.

Ahora, se mete en un asunto que, en teoría, no es suyo. A fin de cuentas, solo Ecuador debería tener potestad de reaccionar ante la incursión militar colombiana en territorio ecuatoriano. Creo que ahí Colombia se equivocó: aunque la intención era otra, invadió territorio extranjero. No solo eso, le ha dado la excusa perfecta a Chávez, quien se ha dado el gusto de botar al embajador colombiano y mandar 10 batallones, carros de combate y aviones a la frontera con Colombia. Tomando el cuenta que 1 batallón cuenta con unos 600 soldados, estaría enviando nada menos que 6000 soldados al frente.

Según leo en El Describidor: “Guarda Hugo Chávez un minuto de silencio por la muerte de un terrorista y forajido, sus voceros se refieren al jefe de las FARC como al “Señor” Raúl Reyes, a las FARC como “Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército Popular”, exigen se les reconozca carácter beligerante y descalifican la cruzada del gobierno colombiano contra sus insurgentes como si se tratara de “una guerra privada de Álvaro Uribe”. Goebbels no lo haría mejor” (Me robo también la imagen)

Se mueven las piezas en el ajedrez sudamericano y yo, a decir verdad, espero lo peor. El Presidente Chávez es nada menos que un Señor de la Guerra que tiene planes no solo de perpetrarse en el poder, sino de expandirlo.


Otros acercamientos al conflicto:
El Jorobado de Notre Dame – Una alternativa para comprender las tensiones entre Colombia, Ecuador y Venezuela
Alt1040 – Guía práctica para entender la crisis entre Ecuador, Colombia y Venezuela
El Fondo del Vaso – La Guerra de las Américas: Crisis en Colombia, Ecuador y Venezuela
Gran Combo Club – Colombia sí podría sola