El regreso a la normalidad…

Sin duda, el retiro de Augusto Alvarez Rodrich de la dirección de Perú21 es una baja importante para el periodismo nacional. Sobre todo, porque no era justo. Desde hacía ya bastante tiempo, el diario tenía una línea crítica con el gobierno, aunque bastante lúcida. Me gustaba el diario, no solo por la columna de Rodrich, sino por sus columnistas y por el estilo sencillo y claro de sus artículos. Realmente sentía que era un diario que me decía la verdad sobre los diferentes ámbitos de la sociedad y una buena base para la crítica de las políticas que se pueden considerar erróneas o sencillamente corruptas, así como conocer los logros de peruanos que ayudan a tener fe en este país.

Leía esta mañana el post de Hans Ruhr acerca del tema. Creo que la primavera de la libertad de expresión que hemos vivido los últimos años está en peligro. Desde hace ya algún tiempo los conservadores que están en el poder vienen desacreditando a periodistas y medios de prensa por las críticas que han venido recibiendo de éstos. Rodrich era peligroso para la línea editorial  de El Comercio, el más conservador de los medios de prensa peruanos, y finalmente, por “discrepancias administrativas”, Perú21 se quedó sin cabeza.

El artículo de Luis Pasara, de quien me tomo prestado el título, da en el clavo al decir que lo normal en la prensa peruana son los partidismos. Cuando un medio de prensa no ha tomado partido por una u otra posición política, su línea editorial ha sido comprada, apropiada o desterrada. Creo que Luis Pasara lo explica muy bien en este párrafo:

La cancelación de la experiencia exitosa de Perú.21 corresponde a esa intolerancia de los que mandan, que se ha mostrado una y otra vez en la historia nacional para cercenar lo nuevo y lo distinto. Intolerancia con quien piensa de otra forma, con quien disiente de la verdad oficialmente proclamada, con aquél que se atreve a pensar que las cosas pueden ser encaminadas de una manera diferente a como son manejadas por los “de arriba”. Es cínico decir, a falta de otra excusa, que la decapitación de Perú.21 se ha hecho en búsqueda de pluralidad. La verdad es exactamente la contraria.

Sin medios independientes, sin periodistas que no dependan de la línea editorial de la empresa, les guete o no, ¿es posible la lucha por la libertad y la democracia? ¿No estamos repitiendo acaso los patrones de mano dura e intolerancia que siempre han caracterizado a nuestra política? Tal vez, como menciona Hans, los bloggers somos la última línea de defensa de la libertad de expresión. De hecho, los ex-columnistas de Perú21 han abierto uno, ojalá tengamos más de ellos durante bastante tiempo.

Más sobre el tema e:

http://www.peru21pe.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: