Transportarse en la Ciudad de los Reyes

Los martes y jueves ayudo a un chico de 5to de primaria con sus cursos del colegio. Vive en Monterrico, en una zona a la que solo el Chama me acerca. De hecho, el micro me deja en un cruce a unas 5 cuadras largas de la casa del niño. Yo vivo en San Isidro, el viaje me toma 1 hora. Una hora metido en una carcacha enana en la que viajo apretado escuchando chichatón QQ cumbia a todo volumen. Dos horas perdidas esos días, contando la ida y el regreso.

El transporte público en Lima no es desordenado. Es caótico, es inadmisible, es un fiel reflejo de la agresividad en el trato al ciudadano. Es un retrato también de la necesidad de personas que sobreviven gracias a su combi y que hacen todo lo que hacen en pos de ganar la mayor cantidad de pasajeros posible. ¿Existe solución? Sí. Lo que falta es voluntad política.

El proyecto del tren eléctrico buscó ser una solución, pero solo es la evidencia de la corrupción del gobierno aprista de Alan García. En fin, un mal recuerdo. Sin embargo, la entrevista a Melissa Grave, a raíz de su artículo “El tren… Fantasma” muestra los gastos de tratar de resucitar a la mole. Si Alan García quiere revindicarse por su desastrozo gobierno ochentero, debería dedicarse a gobernar y no a fumar opio y alucinarse grandilocuencias.

Por otro lado, el muerto Castañeda tiene su proyecto del Metropolitano. Mucho más lógico y eficiente que el Tren, pero lleno de problemas con las concesiones. Por otro lado, intentó sacar de circulación a miles de vehículos, muchos de los cuales siguen operando. Quién no se acuerda de Lidercon.  Y a pesar de que veo que muchos buses son ahora a gas y tienen más espacio, que además se detienen en paraderos y no en cualquier esquina, la mayoría de vehículos siguien siendo custers modificadas para que entre más gente (aunque uno termine sin piernas en sus asientos) o combis que te pretenden cobrar 1.20 de pasaje universitario y que son un peligro público. El gremio de transportistas, además, tiene mucho poder y es difícil tratar con ellos.

Y no basta con poner un Metropolitano, sino con sacar de circulación a todas las combis y custers y reemplazarlas con buses grandes que cubran rutas clave. Yo creo que es mejor un bus grande que pase cada cinco minutos a miles de combis, que crean cuellos de botella como el de Arenales con Javier Prado. Lugares como estos son puntos de contaminación fuertes, además. Y si en hora punta, el bus pasa lleno, caballero nomás, y a aprender a salir a la hora.

Otros análisis sobre la ciudad.

Hans Ruhr – The Sprawl

El Morsa – ¿Qué clase de ciudad es Lima?

Godoy – EN TREN ELECTRICO, ¿SE VIAJA RAPIDO?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: