Una chiquita sobre polvos Azules

La piratería de películas puede ser vista de dos maneras distintas, casi opuestas: por un lado se trata de una violación a los derechos de autor tanto de productores como de distribuidores; por el otro, una gran cantidad de personas tiene acceso al cine gracias a esta, ya que de otra manera quedarían excluidos de la posibilidad de verlo. Hay, además, otro factor. Muchas películas caen en el olvido a causa de la vorágine de la industria del cine. Sin embargo, muchas de éstas se encuentran en Polvos Azules, considerado por muchos como la Meca de la piratería, tal como menciona Alonso Cueto en su columna del 7 de abril en Perú21: “Hace poco estuve en Argentina, donde dos cineastas me hablaron de Polvos Azules como de un paraíso. Me dijeron que pensaban venir para comprar todo”. Se cuenta, incluso, que Carlos Sorín, director de “Historias Mínimas” (2002) encontró su primera película, “La película del rey” (1983), en dicho mercado: ni el mismo director tenía una copia de su propia película.

Asimismo, Jaime Bedoya publicó una crónica en Terra de Argentina en la cual habla, entre otras cosas, de la enorme variedad de películas que se puede encontrar en Polvos Azules y de la buena calidad de éstas:

“(…) Y giga-catálogo cinematográfico. Giga: el más completo, abusivo, detallista y exquisito catálogo de DVDs de la costa del Pacífico, desde Stallone a Wong Kar Wai, desde Twin Peaks a todas las temporadas, completas, de Perdidos en el Espacio, esplendor de un personaje seminal de la dramaturgia de anticipación, el profesor Zachary Smith. (…) Todos con menú, entrevistas y extras. Y si está mal, lo cambian. La piratería seguramente es mala, pero el desempleo debe ser peor. No pretendo defenderla, algo que sí hace el cineasta peruano Javier Corcuera, quien en uno de los puestos de cine arte ha dejado la siguiente dedicatoria sobre el DVD pirata de su documental La espalda del mundo: “A Polvos Azules, por democratizar la cultura”.

Adiós Constantino

Esta mañana, el fundador y director del Colegio Los Reyes Rojos falleció. Tenía 55 años. Hace algunos días fue ingresado de emergencia en la Clínica Americana por un ataque cardiaco. Esta mañana ingresó a la sala de operaciones, pero no soportó la operación.

Carvallo fundó, en 1978, el colegio Los Reyes Rojos, un colegio que se presentó como alternativa al sistema de colegios religiosos existente por aquellos años y que aún es visto como un colegio distinto. En sus propias palabras, el colegio debe presentarse como “un espacio de socialización en el que se forja el carácter del individuo y del ciudadano. La autonomía moral y la búsqueda crítica del saber son los fines fundamentales que dirigen su actuar”. Todas las personas que conozco que hayan pasdo por los Reyes se destacan por su independencia, su carácter gneralmente activo y por su gran personalidad.

A Constantino siempre se le va a recordar por ser un visionario y un pionero. Desde acá expreso mi pésame a su familia y mi más profundo respeto por su trabajo y su legado. Adiós, Constantino.

La historia de las cosas

Consumismo, contaminación, injusticia social, destrucción del planeta… Todo en un solo video que explica de una manera muy simple por qué estamos como estamos. Aunque creo que le faltó hablar sobre el papel que cumplen los conflictos armados en este sistema. De todas maneras, está muy interesante de ver.

Memorex

Los últimos hechos de nuestra política tienen un tufo a historia conocida de corrupción. Y no es para menos, con el APRA con la popularidad en el suelo y la posibilidad de perder el congreso si era elegido un no aprista, cabía esperarse un pacto como el que, efectivamente se dio. De todas maneras, no era secreto que el APRA y el fujimorismo estrechaban manos por debajo de la mesa. Con la ayuda de los fujimoristas, Velásquez Quesquén es ahora presidente del Congreso y a cambio el reo Fujimori recibió un régimen carcelario especial, aunque todos quieran negarlo.

La historia no acaba ahi. En estos días, Unidad Nacional dejó de existir. Misteriosamente, muchos de sus militantes están ahora al lado de Alan. Luis Castañeda, Rafael Rey, por citar un par de ejemplos ya conocidos. ¿Transfuguismo? Un hedor de corruptela con matices de limpieza del terreno de posibles opositores.

Todo esto huele feo, y lo peor es que nos quedan tres años más de este loco en el poder.