Intolerancia

Control total, aquello nuestro pequeño nazi que todos llevamos dentro, pero que pocos intentan tener. Al menos al gobierno de turno parece encantarle la idea de tener todo bajo su control, o al menos gobernar sin oposición. Pero eso, señores, no es democracia.

Esta mañana la editorial de Perú.21 mencionó el tema de la intolerancia del gobierno. Me robo un pedacito.

En Perú.21, Rosa María Palacios vio con preocupación que el apego del presidente García por el modelo chino, sustentado en mucho crecimiento económico y poca libertad política, lo lleve a extenderlo al Perú. A su vez, Santiago Pedraglio coincidió en el riesgo de esta admiración por el esquema chino, y observó que se ha desatado un hostigamiento sistemático a quienes discrepan con el gobierno y sus ideas. Jorge Bruce reflexionó de un modo parecido y lamentó que, por el peso de su opinión, Mario Vargas Llosa solo celebre el enfoque económico del segundo régimen de García y no se percate de su manejo político. A su vez, en La República, Alberto Adrianzén y Mirko Lauer coincidieron en advertir una ola de macarthismo en algunos medios.

Como ya muchos nos hemos dado cuenta, la oposición en este gobierno es nula. Al menos políticamente. En este caso, la única oposición que tiene Alan es el montón de gremios y sindicatos que reclaman, no sin derecho, que se está dando demasiado peso a la política económica y muy poco a lo social. Es verdad, el Perú se ha convertido en un buen lugar para invertir, pero eso no debería significar darle todos los beneficios a los inversores en desmedro de los pueblos que sufren contaminación en sus aguas, la deforestación de sus selvas, las arbitrariedades de toda empresa, etc.

Podemos decir, con toda razón, que Alan García se ha vendido al neoliberalismo de una manera tal que permite dejar impunes cosas tan criminales como la muerte de 4 manifestantes del paro agrario, diversos actos de corrupción dentro de su partido y demás etcéteras. Sin embargo criminaliza y llama terroristas y “perros del hortelano” no a quienes participan activamente en, efectivamente, detener el desarrollo, sino a quienes también quieren aprovechar ese desarrollo, pero se encuentran fuera del círculo de privilegiados (como si estuvieramos en pleno antiguo régimen). Eso se llama intolerancia. En una democracia, eso debería ser un crimen.

Pero bueno, Alan ya tiene historia criminal, no? ¿O acaso nos hemos olvidado de la matanza de los penales?

Alan y el Tibet

beijing2008.jpgRealpolitik: decir lo que el otro quiere oir para conseguir sus favores, en este caso, un acuerdo comercial. Eso parece estar detrás de las ya conocidas declaraciones de Alan García acerca de su apoyo al gobierno Chino en el tema del Tibet, además de afirmar esta mañana que “Al Perú le conviene seguir el modelo chino de crecimiento económico“. Pero no solo eso. No se trataría de sencillamente una metida de pata. Por ahí dicen que la intención sería dar una advertencia a los diferentes focos revoltosos en el Perú, tal como lo menciona este pasaje de Tren al Sur:

Podría ser un mensaje de alerta a los intentos separatistas de Henan Fuentes, presidente regional de Puno. Pero a mi me parece que va por otro lado…

A mi me parece que estas declaraciones son producto del intento de igualar o equiparar la protesta social con el terrorismo. Eso es lo que está haciendo China, intentando convencer a su población de que la violencia es generada por los monjes budistas (desde aquí resulta muy difícil de creer en tanto la imagen que tenemos de los monjes es la de seres humanos muy pacíficos). El gobierno Chino ha usado argumentos muy similares a los del gobierno peruano, cuando este último buscaba desprestigiar las protestas campesinas: Que son violentos y terroristas, que están acabando con la imagen del país (proximas olimpiadas), que son dirigidas desde el exterior por parte de una infiltración ideológica (a la que, se desprende del argumento hay que controlar o para decirlo llanamente y sin eufemismos, CENSURAR). Y no sólo eso, también pretenden responsabilizar a una persona como el gestor de todas estas propuestas: el Dalai Lama. Nuevamente para nosotros nos parece inimiganible que el Dalai Lama sea el Ollanta Humala del Tibet, pero para el gobierno Chino el es el único responsable de la inestabilidad social en China.

Sin embargo, la cereza la pone Océano de Mercurio. “Si apoyamos firmemente la soberanía nacional e integridad territorial ¿por qué el Perú reconoció la independencia de Kosovo hace solo unas semanas? ¿Dónde está la consistencia de nuestra Cancillería?” se pregunta.

¿Realpolitik? ¿Advertencia? ¿Doble juego?

Yo creo que nuestro presidente sabe lo que está haciendo. Le hace el juego a China y de paso manda una de taquito a quienes “se atrevan a oponerse a la modernidad”. Aprovecha que EE.UU está metido en sus propios asuntos (y que además también le compra a China) y todos los empresarios felices.

La imagen viene gracias a Pueblo Vruto.

Alan: metiste la pata hasta el fondo.

Caballo Loco ha demostrado que haría cualquier cosa y le lamería el culo a todo el mundo con tal de conseguir la tan ansiada “inversión extranjera” para “luchar contra el perro del hortelano”.

Como bien sabemos, el Tibet ha vuelto aintentar una rebelión para independizarse de China y el ejército popular ha tomado las riendas del asunto de manera totalmente represiva, aunque la versión oficial diga lo contrario. Como bien sabemos, China no es el ejemplo del respeto a los derechos humanos. Por ahí empiezan a llamar a China una nación neoesclavista. Si bien China ha crecido alucinantemente en materia económica, lo ha hecho a costa de mantener un control total sobre su población, restringiendo los contenidos de la prensa, tanto tradicional como Internet, y manteniendo a sus trabajadores en condiciones prácticamente de esclavismo, con jornadas que superan ampliamente las 8 horas y por sueldos miserables. Sí, políticamente reune lo peor del comunismo, pero económicamente es más capitalista que el resto del mundo.

¿Cómo nos incumbe esto? Nuestro presidente viajó la semana pasada a China para lograr algunos acuerdos comerciales e invitar a sus empresarios a invertir en nuestro país. El asunto es que en su afán por captar el favor de los chinos, se mandó con que apoya la represión contra el Tibet, en un contexto en que todos los países del mundo condenan lo que sucede en aquellas latitudes.

La noticia es vieja, pero aquí está para los que se la perdieron.

“Perú se opone firmemente al proyecto de referendo en Taiwán para su adhesión a la ONU y está consciente de las razones que están detrás de la reciente violencia en Lhasa”, dijo a Wen Jiabao el presidente peruano, citado por la televisión central (CCTV) y la agencia oficial Nueva China.

“El pueblo peruano siempre estará al lado del pueblo chino y apoya firmemente China en la causa justa de la soberanía nacional y integridad territorial”, apuntó García, según esos medios oficiales chinos, en su antepenúltimo día de visita oficial a China.

Ay! Alan! Recuerda que el pez muere por la boca. Acabas de demostrar que tu respeto por los derechos humanos es nulo.

Utero de Marita: Sólo el Perú apoya a China

Yo me tomé todo tu milkshake

Este fin de semana aproveché para ver algunas películas que no había tenido tiempo de ver. Una de ellas fue “There will be blood” (Petróleo Sangriento). Me pareció un excelente retrato del capitalismo y me llevó a pensar en varias cosas que incumben a la situación actual del Perú. Para los que no la han visto, vayan a verla. Es la historia de Daniel Plainview, quien se convierte en magnate del petróleo a principios del siglo XX y de cómo se encarga de apropiarse de las tierras de la familia del pastor evangélico Eli Sunday y devorar, casi literalmente, todos los recursos petrolíferos que se encuentran en éstas.

La parte cumbre es cuando Daniel es visitado por el Eli y le pide que haga una inversión en las tierras de un hombre que había muerto recientemente, cuyas tierras eran vecinas a las del Pastor. La respuesta de Daniel engloba la sed de devorarlo todo que tiene el capitalismo “Esas tierras están secas, no tienen petróleo (…) yo me chupé todo el petróleo de esas tierras por debajo. Si tu tienes un milkshake, y yo tengo un milkshake, y yo tengo una cañita larga que llega hasta el tuyo, YO ME TOMO TODO TU MILKSHAKE! YO ME TOMÉ TODO TU MILKSHAKE!!!” (La conversación completa la pueden leer en Wikiquote)

Y así funciona, no? El capitalista se come todo, se toma todo y no deja a nadie. Obviamente en diferentes grados. El personaje del magnate petrolero representa al capitalismo llevado al extremo. No quiere que nadie más tenga éxito, quiere todo para él, solo le interesa tener más dinero, no importa si eres el hijo, el hermano, el mejor amigo, si te interpones en su camino va a tratar de arrasarte.

¿Cómo se relaciona esto con el Perú? Bueno, básicamente con la política del gobierno de privatizarlo todo. Las mineras, las empresas petroleras, los que se encargan de sacar el gas natural, etc. Obviamente van a venir a sacarlo todo, sin importar nada. En el afán de ganar dinero, ¿qué importa el medio ambiente? ¿qué importan los derechos laborales? ¿qué importa lo que piense el pueblo? ¿qué importan los derechos humanos?

No estoy diciendo que entonces estaticemos todo, o que dejemos de producir gas, ni petróleo, ni minerales. Pero es importante imponer condiciones y dejar las cosas claras. Le estamos vendiendo el país sin ningún tipo de restricción y eso solo va a causar que las protestas sociales se intensifiquen, que el señor presidente llame “perro del hortelano” a todo el mundo y que los mismos señorones capitalistas salgan beneficiados.

Más sobre el tema:

Godoy – El Perú ¿avanza?

El colegio estatal y el burgomaestre-empresario.

Como comentaba en un post anterior, la educación en este país está basada en el paporreteo y la retención de datos. Eso, en el aspecto académico. Sin embargo hay algo que hay que reconocer: el cole le da a uno una primera identidad. El uniforme (o la falta de uno, como en mi caso) crea un cierto orgullo de pertenecer a un grupo humano en una etapa bastante particular (al menos en secundaria): la adolescencia. La “promo” es la gente con la que uno crece, chupa sus primeros tragos, se emborracha por primera vez, va a los quinces, se afana a las primeras chicas, en fin, hay gran complicidad con la promo. El colegio, más que una institución educativa, es un espacio de socialización controlado. Los niños y adolescentes van al colegio a establecer relaciones sociales tanto entre ellos como con las autoridades. Se trata de un lugar en el que, en teoría, deben aprender cosas útiles, así como a reconocer quiénes son las autoridades y aprender a respetarlas (o a combatirlas).  

Esto lo menciono porque ayer vi en las noticias el enfrentamiento entre la policía y alumnos del colegio “Antenor Orrego” en San Juan de Lurigancho. La razón: la municipalidad había cerrado el colegio porque su infraestructura está al borde del colapso. Me pareció, en cierto sentido, lógico. Sin embargo, como este no es precisamente el país de la lógica, me pareció raro que la municipalidad no haya siquiera intentado resolver el problema durante el vernano. Los alumnos tienen todo el derecho de estar furiosos.

Como esta vez no encuentro foto, les dejo este link para que vean el video, cortesía de Agencia Perú TV.

Esta mañana, leyendo mi reader, encontré una arista bastante interesante, como preocupante, del problema. Reproduzco un pedazo de un post del Jorobado de Notre Dame que lo explica de manera bastante clara.

El problema no es sólo de un colegio que se está cayendo, obviamente. Sino que la Municipalidad de San Juan de Lurigancho –cuyo alcalde es Carlos Burgos de Unidad Nacional—estaría aprovechando la “clausura y reconstrucción” para tomar posesión de una zona dentro del cerco del colegio que no ha sido construida y considerarla de propiedad del municipio (como dice en un cartel que se ha puesto a espaldas del colegio en la avenida Malecón Checa). Para qué? Imagínense: para darle en concesión a Supermercados Totus (cualquier parecido con San Felipe es pura coincidencia?). Otro alcalde de Unidad Nacional buscando hacer negocios con las propiedades públicas, en este caso en desmedro de un centro educativo???

Tal como lo leen. Un alcalde de la onda de Castañeda, ese que pretende arrebatarle a Lima los espacios públicos, conviertiéndolos en autopistas, supermercados o parques en los cuales hay que pagar una entrada que además es cara, solo para ver piletas (que podría ver gratis en cualquier plaza), pretende vender un pedazo de un espacio que debería usarse para la educación. Quién sabe, tal vez el plan maligno es terminar con la educación, cosa que las futuras generaciones no cuestionen la nueva religión: el Consumismo. Total, todos los que pensamos que “Solo ir a Metro, Totus, Eco, Wong, etc., y regresar en taxi a tu casa.” (el morsa) es cualquier cosa menos progreso tenemos mentalidad de bodeguero.

Por eso me uno a la petición del jorobado de no permitir estos atropellos. El Perú, más que inversiones a diestra y siniestra, necesita ciudadanos. Para formar ciudadanos se necesitan espacios públicos. Para formar espacios públicos no se pueden privatizar todos los espacios.

La (mala) educación

El problema educativo que tiene el Perú es, sin duda, una de las grandes taras que tiene este país desde hace décadas. El hecho de que cerca del 90% de los docentes que dieron el examen jalaran se debe a que ellos a su vez recibieron una educaión deficiente. Si de 400 mil maestros en el magisterio, 300 mil son egresados de institutos pedagógicos validados por el gobierno, ¿no se puede concluir que el Estado, encargado de educar a la mayoría de docentes, es la causa y la solución del problema? Estamos ante una enorme bola de nieve.

Sin embargo no es del tema del examen, tan mencionado ya, de lo que quiero hablar, sino de las cosas que aprendemos. ¿De qué sirve sacarse 20 si he aprendido de mi papá que botar basura de la ventanilla del carro es normal? ¿De qué me sirve saber muchos datos enciclopédicos si luego no voy a ser capaz de aplicarlos porque no soy capaz de analizar realidades? La educación peruana está basada en el paporreteo, en saber los datos, las fechas y los nombres. Hasta donde estoy enterado (corríjanme si me equivoco) no hay ningún tipo de educación cívica que no vaya más allá de conocer los poderes del Estado, que en el Perú se vota cada 5 años y los símbolos patrios. Es decir, un saludo a la bandera.

Yo tuve la suerte de estudiar en un colegio privado francés, que sin embargo pertenece al Estado Francés. Es decir, yo he estudiado en un colegio estatal extranjero. Mi experiencia me ha permitido hacer un paralelo entre ambos tipos de educación.

Recuerdo, por ejemplo, que en Historia Universal (en francés) la enseñanza se basaba tanto en datos precisos como en el análisis de documentos y testimonios (cartas, apuntes de diarios, fotografías o dibujos, etc) de personajes históricos, tanto importantes como anónimos. Los exámenes se basaban en eso: explicar procesos históricos, lo cual suponía entender los mecanismos que llevaron al desarrollo de ciertos acontecimientos importantes. Por otro lado, en Historia del Perú, dictado por un profesor peruano y siguiendo la currícula Estatal peruana, nos limitábamos a paporretear fechas, nombres y hechos. Y los exámenes eran del tipo “¿En qué fecha llegó Cristóbal Colón a América? ¿Cómo se llamaban los barcos en los que llegó?, etc”.

No pretendo con esto desprestigiar a los profesores peruanos y endiosar a los franceses. Recuerdo que los profes franceses eran intolerantes y bastante pedantes. Lo que quiero recalcar es que ese el tipo de educación que tenemos en el Perú. Mientras seguimos almacenando nombres, fechas y datos, de igual manera seguimos votando por el político más mesiánico sin siquiera conocer lo que propone o si va a ser capaz de cumplirlo y seguimos confiando en que “El Estado/Dios/La Empresa Privada (o la divinidad de su preferencia) proveerá”. Seguimos siendo “mendigos en un banco de oro” porque no sabemos cómo administrarnos, o porque dejamos que otros nos administren.

Es complejo, sin duda. Es un círculo vicioso. Estoy seguro de que ahora los profes que no pasaron el examen van a echarle la culpa al gobierno y viceversa. Va a haber huelga y el Estado va a reaccionar cerrando filas, y los van a llamar “revoltosos”, “perros del hortelano”, “que están en contra del desarrollo del país”, “que hay infiltrados de Sendero”, etc.

Esta pela ya la vi.

Alumno muerto en la Universidad Agraria

Esta semana (no estoy seguro si fue ayer o el miércoles) murió Manuel Martos Huamán (23), alumno de zootecnia de la Universidad Agraria. “Agonizó media hora tras sufrir colapso en gimnasio. Manuel Martos (23) no fue auxiliado, según sus compañeros. Expiró en brazos de su padre catedrático.” señala La República.

La Univesidad Agraria es la única Universidad Nacional en la cual los alumnos pagan el centro médico como parte de la matrícula. Sin embargo, el recuento de los acontecimientos muestran un servicio bastante inefectivo. Los alumnos de la Agraria, de los cuales un grupo ya se manifestó, tienen todo el derecho de quejarse. Precisamente de dichos manifestantes recibí el panfleto que a continuación reproduzco.

  • 1:10 Manuel llega al gym a hacer ejercicio.
  • 1:15 Manuel tiene problemas y cae al piso.
  • 1:16 Llaman al centro médico a pedir auxilio, dijeron que mandarían una ambulancia (nunca llegó)
  • 1:20 Un alumno busca ayuda en su bicicleta en el centro médico y una seudoenfermera le dijo que no podía ayudarle porque estaba muy lejos y no sabía montar bicicleta.
  • 1:25 Buscaron ambulancia y les dijeron que no encontraban la llave. Mandaron una custer al lugar.
  • 1:35 Llevan a Manuel al centro médico, mientras la enfermera decía que se trataba de un ataque epiléptico y que ya iba a pasar.
  • 1:40 Manuel llega al centro médico y es atendido en las escaleras por su padre, pues las enfermeras no acudieron a ayudar.
  • 1:42 Manuel muere en brazos de su padre.

Macabro. No?