Máncora


EL PUEBLO
de Máncora está ubicado en la Panamericana Norte, que sirve, de hecho, de avenida principal y de puerta de entrada a los que llegan desde el sur. El viaje desde Lima toma 2 horas en avión; 16, en Oltursa; 18, en Bus Camión; 20, en auto particular, contando las paradas para comer, suponiendo que se va con una o más personas para repartirse horas de manejo y que no se tiene niños pequeños que quieran bajarse a mear cada media hora; 2 días, si te vas con la familia, lo que implica estress y repentinas paradas porque tu hijo de 9 años le pegó a su hermanito de 7 y éste se puso a llorar, una parada en alguna ciudad para dormir porque tu mujer está cansada (y tú también) y quiere hacer cuentas; luego puede variar según otro medio de transporte que se use.

“Yo llegué en un camión que traía papas”, me contaba un hippie del paseo de los artesanos, “me trajo desde Trujillo, pero vengo de Arica, me he demorado 2 semanas y media porque he parado algunos días en otras ciudades para vender mi artesanía y poder comer”.

Los “artesanos” pueden ser vistos como nómades que viajan de ciudad en ciudad vendiendo todo tipo de collares, aretes, pulseras, anillos y adornos. Son, me imagino, como los gitanos, pero en un contexto postmoderno. Sucede que Máncora es conocida en sudamérica como el pueblo más “roots” y hippie del subcontiente. Por eso, no solo hay piuranos, sino ecuatorianos, argentinos, chilenos y brasileros; como también uno se puede encontrar, en menor medida, franceses, ingleses, estadounidenses y alemanes. Podríamos hablar de la Nueva York de los hippies en Perú.

Los surfers son la segunda especie con más población de la fauna mancorina, se encuentran en la costa y son vistos más facilmente dentro del agua realizando una danza con las olas. Pueden ser divididos en dos sub-especies: los “locales” y los “turistas”.

Los primeros suelen dedicarse a copar la mayor cantidad posible de olas. Lo logran gracias a dos factores: el primero es gracias a su mejor conocimiento de las olas del lugar; el segundo, a su capacidad innata de alejar lo más posible al turista, ya sea a través de la intimidación o la agresión directa. Los turistas que se aventuran el el mar deben lidiar con los surfers locales y aprender a correr en esas playas. Es el precio de correr en una ola perfecta y en una playa hermosa.

La playa en sí no difiere mucho de las de Lima, como se observa en la foto, de hecho, la parte de la playa del pueblo se parece mucho al Silencio o a Punta Hermosa. El mar tiene la particularidad especial de recibir a las corrientes de Humboldt y del Niño todo el año, lo cual le da una temperatura cálida y el clima particular de esa zona del Perú. Los fines de semana, Máncora se llena de ecuatorianos que bajan de la fontera a aprovechar el clima y las playas, la carretera se llena de autos con placa ecuatoriana y la noche se torna interminable pues vienen a armar la gran juerga.

Cae la noche, el sol se esconde, pero no hacia el horizonte, sino hacia la derecha. Es que Máncora se encuentra mirando hacia el norte, en una curva que hace nuestro país poco antes de llegar a Tacna. Se activan los centros de diversión nocturna que ofrecen, al buen estilo de la calle de las pizzas, música, tragos, chicas y baile. En la playa, se prenden las fogatas, hay danzas con fuego (y pasada de sombrero) y fiestas en la arena que terminan cuando el sol vuelve y comienza la faena nuevamente: los surfers a las olas, los hippies a dormir la mona jusnto al mar para volver a sus puestos a las 11.

Todo esto nos remite a un pueblo con una personalidad muy peculiar, relajado y hospitalario. Son sus playas, su gente de todo el mundo, que lo hacen un “pueblo cosmopolita“, sus olas, especiales para correrlas en tabla o en pechito, o su mar que no solo es ideal para los bañistas, sino que alberga a miles de especies marinas. Máncora es un lugar donde todo eso se combina con el buen humor y la hospitalidad de los peruanos. No por nada es conocida como la playa más hippie y roots de sudamérica.

Anuncios

2 comentarios

  1. muy buena descripcion
    amo mancora
    chile

  2. acabo de leer un articulo sobre mancora en un diario, me puse a buscar en la red sobre el lugar, leí lo tuyo..y ahora realmente quiero puro ir para allá. Puta, qué costará llegar , pero llegaré algun dia para capear el maldito frio de este sur tan austral de chile!! 🙂
    Gracias por tu artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: